Se llevó a cabo una entrevista con Mauricio Toro, el cofundador y CEO de TECHFIT, quien habló sobre la planificación quirúrgica digital.

Share this story

Hoy, tenemos el privilegio de tener una interesante conversación con Mauricio Toro, cofundador y director ejecutivo de TECHFIT. El objetivo de TECHFIT es combinar la planificación digital y la impresión 3D para mejorar los resultados de las cirugías, haciéndolas más rápidas y rentables. Durante nuestra charla con Mauricio, tuvimos la oportunidad de obtener una descripción detallada de su trabajo y conocer sus perspectivas sobre los desafíos y oportunidades de la impresión 3D en el campo de la medicina.

Mauricio Toro comenzó su carrera como ingeniero de automovilismo, especializado en aerodinámica para autos de carreras. Sin embargo, después de ser introducido al campo de la medicina por un amigo de la familia, decidió orientar su carrera hacia esta industria. Su pasión por los autos de carreras y su experiencia en simulaciones 3D y modelos impresos en 3D para túneles de viento despertaron su curiosidad sobre la aplicación de estas tecnologías en la ortopedia.

Al ingresar al campo de la ortopedia, Mauricio notó una gran diferencia con la industria automotriz. Mientras que en los autos de carreras se utilizaba la simulación en 3D y la impresión en 3D para aumentar la innovación y mejorar los productos, en la ortopedia predominaba la conservación. Los médicos aún utilizaban diez tamaños diferentes de implantes y dependían de mediciones realizadas durante la cirugía para elegir el tamaño adecuado para cada paciente. Este enfoque no era eficiente ni preciso, y fue entonces cuando Mauricio se dio cuenta de que existía una oportunidad para mejorar la ortopedia a través de la impresión 3D.

TECHFIT es una empresa especializada en la creación de dispositivos médicos personalizados para aplicaciones ortopédicas. Han desarrollado un software basado en la nube donde los médicos pueden cargar una tomografía computarizada y convertirla en un modelo 3D del paciente. Este modelo se utiliza para realizar cirugías virtuales y colaborar con otros médicos en la búsqueda del mejor plan de tratamiento. Además, cuentan con técnicos quirúrgicos e ingenieros disponibles para asegurar que los diseños sean fabricables. Una vez completado el diseño, TECHFIT utiliza sus recursos de impresión 3D registrados por la FDA o los equipos del cliente para imprimir modelos anatómicos, guías quirúrgicas e incluso dispositivos implantables.

En cuanto a las áreas de aplicación más comunes hasta el momento, Mauricio destaca la cirugía craneomaxilofacial como la más adoptada. La importancia estética de la reconstrucción facial hace que la precisión sea fundamental. Sin embargo, ve un gran potencial en la cirugía de reemplazo de articulaciones, como la rodilla, la cadera, el hombro y el tobillo. Además, cree que con un buen software y la disponibilidad de impresoras 3D en el punto de atención, se podrán atender casos de trauma de manera más eficiente en el futuro.

En resumen, la combinación de la planificación digital y la impresión 3D está revolucionando el campo de la medicina. TECHFIT se encuentra en la vanguardia de esta revolución, ofreciendo soluciones personalizadas para mejorar los resultados de las cirugías ortopédicas. Sus esfuerzos en el desarrollo de software, impresión 3D y colaboración médica han abierto un nuevo mundo de posibilidades para la atención médica. Estamos emocionados de ver cómo continúan innovando y mejorando la calidad de vida de los pacientes.

Un paciente que ha sufrido un accidente automovilístico y ha fracturado un hueso en múltiples fragmentos puede beneficiarse enormemente de la tecnología de impresión 3D de respuesta rápida. Esta innovación puede acelerar la recuperación del paciente y garantizar una mejor movilidad en comparación con los métodos tradicionales.

Pero, ¿cuál es el papel de la impresión 3D en el futuro de la medicina en general? Personalmente, creo que esta aplicación tiene un proceso en cuatro etapas. En primer lugar, la impresión 3D de modelos anatómicos ha sido fundamental para comprender la anatomía y con fines educativos en el campo de la medicina. Aunque aún se pueden mejorar los modelos, esta etapa sienta las bases para todo lo demás.

El siguiente paso es la impresión 3D de dispositivos médicos. Esta aplicación está ganando terreno debido a los desafíos en la cadena de suministro que hemos enfrentado debido al COVID-19, así como a la complejidad asociada con la fabricación de ciertos dispositivos. La capacidad de imprimir estos dispositivos médicos es crucial para garantizar el acceso y la calidad de los mismos.

Luego viene la impresión 3D de sustancias bioactivas y andamios. Hay muchas startups que están trabajando en proyectos interesantes, como la impresión 3D de fosfato tricálcico para crear andamios personalizados para pacientes. Esta innovación proporciona soluciones más avanzadas y personalizadas para el tratamiento de diversas afecciones médicas.

Por último, pero no menos importante, está el objetivo final de imprimir tejido humano en 3D. Esta es la etapa más desafiante y emocionante en el campo de la medicina. Aunque aún estamos lejos de lograrlo de manera completa, los avances en la impresión 3D nos acercan cada vez más a la posibilidad de crear tejido vivo y funcional para trasplantes y tratamientos médicos.

Sin embargo, los profesionales de la salud se enfrentan a varios desafíos para incorporar la impresión 3D en su práctica. En primer lugar, está el desafío económico de invertir en una impresora 3D y en talento especializado. También está la falta de conocimiento y experiencia sobre cómo utilizar la impresión 3D en un entorno médico. Además, el reembolso por parte de las aseguradoras puede ser un obstáculo si no se demuestra el valor y la efectividad de la tecnología.

Para superar estos desafíos, es necesario invertir en la formación y capacitación del personal médico en el uso de la impresión 3D. También se deben buscar formas creativas de reducir los costos de implementación, como la disminución de los costos de hardware y la creación de marcos de trabajo de buena calidad para respaldar la financiación. Una vez que se logre una adopción más generalizada, será más fácil demostrar el valor de la impresión 3D en la medicina y obtener el reembolso adecuado por parte de las aseguradoras.

En cuanto a TECHFIT y sus aplicaciones de impresión 3D, hay dos desarrollos recientes que vale la pena mencionar. En primer lugar, su software ha recibido la aprobación de la FDA, lo que demuestra que cumplen con los estándares médicos necesarios. En segundo lugar, han estado trabajando con la Clínica Mayo y el Dr. Matthew Thomas en la creación de reemplazos de tórax impresos en 3D. Esta innovación beneficiaría a los pacientes que sufren infecciones postoperatorias o tumores en las costillas.

Estamos impresionados con el conocimiento y la experiencia técnica y comercial de Mauricio Toro, fundador de TECHFIT. Su enfoque en desarrollar prácticas que permitan el reembolso de los costos de impresión 3D demuestra una comprensión profunda de los desafíos actuales en el campo de la medicina. La combinación de su experiencia técnica y comercial posiciona a TECHFIT como un líder en la aplicación de la impresión 3D en el campo de la medicina.

En resumen, la impresión 3D tiene un papel crucial en el futuro de la medicina. Desde la impresión de modelos anatómicos hasta la impresión de tejido humano, esta tecnología ofrece soluciones cada vez más avanzadas y personalizadas. Sin embargo, los desafíos económicos y de reembolso deben abordarse para garantizar una adopción más amplia y el acceso a los beneficios de la impresión 3D en el campo de la medicina.

Original source


Share this story

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *